Recuerdos del teclado aquellas tardes de verano, escuelas de solfeo, muchas tardes de piano,
Dejar de lado a Bach no era un plan aún barajado,
Mis canciones son el fruto de una vida improvisando.

Que el niño aún aparece cuando subo a un escenario, cuando veo un punto rojo que me enfoca mientras canto,
Cuando piso este aparato que hace un tiempo fue aparcado y
El sonido no depende de mi voz y de mis manos.

Nunca pensé provocar emoción más allá del barrio, tan solo un tiempo atrás era un becario sin salario.
Quien me iba a decir que tras subir videos de ensayo
Lo próximo en subir serían los pies sobre el escenario.

Cuando el concierto acabe me encierro de pies a cabeza, con firmeza, en derrapar mientras otros frenan
Porque toda meta se gesta únicamente con el dicho
“Quien algo quiere algo le cuesta”. Y es que

Nunca pensé hacer rap o este tipo de canciones, cuando sólo un año atrás tocaba vals de desamores.
Que “ligarás mucho tocando la guitarra», de qué sirve
Si quien he amado se ha casado o está fuera de España.

Me dijeron hazte un grupo, que acompañe tu canción, hey!
Pero ya puedo subirme sin pánico y sin ron, hey!
Que progreso paso a paso de mi casa hasta este bar, hey!
Para ver tras unos años que tus ganas te pondrán en tu lugar.

Ouooh, que vivir la vida suena muy bien, hey!
Que el mundo gire del revés.
Ignora a aquel que no te cree
Camina y no dejes ser. Ouooh
Lucha todo aquello a conquistar, hey!
Sin vueltas y sin un final.
Eterno puedes ser al volar
Que miren humo al despegar.

Tantos seguidores y tan solos. Tanto amor en fotos de rostros que no somos.
Escondiendo bajos cientos de colores los lamentos,
Relación medida en fotos sin verdad ni sentimientos.

Fingiendo a veces ser personas que no somos. Estar bien, o con ganas de llorar eso no cuenta,
Y hay derecho a estar mal en el sofá, en soledad
Porque no solamente valen los logros.

Nunca pensé escribir reflexiones en canciones, pero son muchos los estigmas que considero aterradores.
Haz aquello en lo que creas, no importa lo que digan dijo aquel que
no alcanzó sus propias metas, que ironía.

Desecharán todo lo que no lograron, te invitarán sutilmente a bajar del carro que ellos mismos no alcanzaron.
Y si un día triunfas quizás pongan extendida la mano
y pedirán su parte del pastel por haberte apoyado.

Nunca pensé que EUNOIA fuera capaz de cruzar el charco, que las canciones que escribo viajen de mi cuarto a alguna radio.
Sí, soy aquel que un día en un casting rechazaron
Tras un «gracias por venir, quizás ya te llamamos.»

Me dijeron hazte un grupo, que acompañe tu canción, hey!
Pero ya puedo subirme sin pánico y sin ron, hey!
Que progreso paso a paso de mi casa hasta este bar, hey!
Para ver tras unos años que tus ganas te pondrán en tu lugar.

Ouooh, que vivir la vida suena muy bien, hey!
Que el mundo gire del revés.
Ignora a aquel que no te cree
Camina y no dejes ser. Ouooh
Lucha todo aquello a conquistar, hey!
Sin vueltas y sin un final.
Eterno puedes ser al volar
Que miren humo al despegar.

Eterno puedes ser al volar
Que miren humo al despegar.

Eterno puedes ser al volar
Que miren humo al despegar.